Historia y Cultura de Venustiano Carranza

El origen de los habitantes de esta ciudad lo arrancaríamos de la gran familia tsotsil (hombre velludo) que habitara esas regiones 500 años a. de C., pues se encuentran huellas que así lo justifican, desprendida de esta familia se formó una rama con su gente joven, que pretendiendo fundar nuevos pueblos por la tierra caliente y aprovechar los encantadores y fértiles márgenes del Río Grande. Uno de estos poblados o colonias formó lo que más tarde sería San Bartolomé de los Llanos, que como dice el historiador Paniagua, fue una colonia de quelenes, es decir, de gente nueva o joven.

El historiador López Gutiérrez los hace parecer de la raza huaraní o Chiapaneco, pues su lengua o dialecto es tzotzil como lo aseguran muchos lingüistas que han llegado en vías de estudio. Tampoco es correcto lo dicho por el profesor Ángel M. Corzo al decir que los indígenas de este lugar son de raza totic, que su dialecto es una mezcla de tzotzil, quiché y sedental, que son tipos altos de color claro y que son alfareros, puesto que totic se traduce : Chúl (santo tot) (padre ic (viento, aire), Chul Totic, Santo Padre y no son altos ni de color claro salvo uno que otro ejemplar ya mezclado, ni tampoco son alfareros, pues solamente algunas de las mujeres fabrican sus propios utensilios de uso hogareño. Los indígenas lo han llamado “Pueblo Viejo”, tiene en la cima una mesa como 200,000 m2 sobre lo que se ven claramente vestigios de edificios de cierta consideración, aunque toscos, que la acción del tiempo y el abandono han convertido en montones de piedra labrada de diferentes tamaños y formas, pero todos con figuras humanas, a excepción de algunos adornos con figuras de animales, especialmente simios. Precisamente por haber existido allí muchos ídolos, quizá propios o recogidos. Los naturales le dieron a este cerro el nombre Santo Ton. Existen algunas lápidas con jeroglíficos a manera de estelas, hay también algunas piedras en forma de cuñas como si hubieran servido de clave de algún arco. Este cerro solamente tiene una entrada accesible a la meseta superior, donde creen los naturales que un tzotzil “chamula” del alto y un tzotzil del éste, al estar tomando su pozole enseñaron sus partes traseras y así la llamaron Mul-oChak (Viejo Culo).

Al practicarse algunas excavaciones se han encontrado esqueletos humanos de una estatura superior de la normal, así como utensilios de barro de marcado estilo mayense. Llama la atención que los esqueletos o restos humanos encontrados en este lugar, como los que se encuentran con frecuencia en el Chachí (fruta comestible). En este mismo cerro donde se asienta actualmente la ciudad cuyo nombre tsotsil es “Yal en Chen” (Agua que desciende de la boca del pozo hondo, peña, barranca). Se encuentran regadas una diversidad de figurillas de barro cocido, algunas de la época prehistórica y otras de los primeros tiempos de la colonia sorprendiendo en muchas de ellas a pesar de su antigüedad, el uso del molde para su fabricación.

Se encuentran al norte ciertos vestigios de cimientos de algunos restos humanos y atrás de la colina del Calvario hacia el Cerro grande se encuentra una especie de templete de una construcción extraña por los materiales empleados, los Mayas pasaron por el Centro de Chiapas y llegaron al Pacífico por Xoconoshco y luego pasaron por acá.

Venustiano Carranza fue fundada en la segunda mitad del siglo XVI llevando durante la colonia el nombre de san Bartolomé de los llanos, durante el siglo XVII vio incrementarse radicalmente sus índices de población, a causa del gran número de inmigrantes que se refugiaron en el pueblo, huyendo de las epidemias que infestaron los pueblos bajos de la región. Entre los siglos XVI y XVII, tenemos noticia de algunas fincas que probablemente se encontraban en el territorio del actual municipio de Venustiano Carranza. Hacia 1771 un incendio arrasó San Bartolomé de los Llanos, quedando con 719 casas. Esta población estaba comunicada por cuatro entradas de acuerdo al testimonio del fray Juan Manuel García de Vargas y Rivera. En este mismo año San Bartolomé de los Llanos funcionaba como un importante productor de algodón y formaba parte de la provincia de la Ciudad Real. San Bartolomé de los Llanos adquiere su categoría de municipio con 1821.

Al llegar el 7 de junio de 1833, al gobernador Joaquín Miguel Gutiérrez elevó este pueblo el rango de Villa, categoría que ostentó hasta el 27 de mayo de 1852, en que el gobernador Fernando Nicolás Maldonado, le otorgó el de ciudad el 6 de marzo de 1876, siendo gobernador interino el Licenciado Moisés Rojas es fundado el departamento de la libertad, siendo su cabecera municipal San Bartolomé de los Llanos hoy Venustiano Carranza.

Unos años más tarde, en 1888, se trazó el parque municipal de San Bartolomé de los Llanos en la explanada de la plaza que se formaba en los terrenos parroquiales. En el centro del parque quedó la pila principal y la Ceiba tradicional, que siempre estaba presente al fundarse una población. De mayo de 1916 hasta 1918 la autoridad fue abandonada por las autoridades, declarándose zona rebelde por los efectos del carrancismo. .


Inicio